Cerveza de trigo Weissbier

La traducción al español de la cerveza de trigo que conocemos como Weissbier es “cerveza blanca” y también de la llama Weizenbier o Weißbier. Su nombre ya nos da indicios de las características que marcan esta variedad típica del sur de Alemania, en la región de Baviera, y que a la vista se define en atractivos dorados blanquecinos.

Son esos tonos los que le dan cierto aire de sofisticación, los que junto a su aroma especiado y su espuma tan cremosa como persistente, nos invitan a probarla.

Al tener una proporción superior de malta de trigo que de cebada, su aspecto se torna suavemente transparente y adquiere un sabor a vainilla muy ligero, toques que cautivan el paladar de muchos y la han ubicado entre las más consumidas, también debido a que la graduación alcohólica es baja y entonces admite que se beba en mayores cantidades.

Se dice que esta rubia nació para quedarse y nada parece opacar su lugar preferencial.

Reina y se deja acompañar

La primavera y el verano parecen ser las temporadas ideales para disfrutar de una cerveza de trigo Weissbier, precisamente por su sabor suave y refrescante, tan generoso que invita a compartirse con otros de buena identidad y transformarse, por ejemplo, en “Russ” o “Russen”, un refresco muy popular que se prepara mezclándola en partes iguales con limonada.

Será quizás por este consumo tan libre que podemos encontrar la Weissbier en botellas de medio litro, tal como marcan las costumbres alemanas, más que en envases pequeños.

Las dos variedades más conocidas o importantes de Weissbier son la Witbier Belga (con toques de coriandro y cáscara de naranja de Curaçao, cuya esencia le confiere un intenso aroma anaranjado). y la Weizenbier Alemana; pero no podemos dejar de mencionar a la Berliner Weisse, muy famosa en Berlín, que tiene muy poco alcohol y un fondo agrio –otorgado por la fermentación láctica inducida- . A esta particularidad se le suman las de las costumbres locales de tomarla añadiéndole jarabe de frambuesa y a veces otras frutas, lo que suaviza el tono de su sabor y realza el color.

Por supuesto que esta exquisitez también pasó por sus etapas de prohibición, al igual que todas las cervezas de trigo, pero sobrevivió incorporándose para siempre en las costumbres placenteras de numerosas regiones, donde la gente la termina de definir con sus gustos especiales y nos regala nuevas experiencias para degustar.

Dónde y cómo servir la Weissbier

Esta cerveza de trigo es muy espumante, por lo que resulta ideal servirla en un vaso alargado, para que la espuma se manifieste y podamos apreciar el torrente de burbujas. El ácido carbónico busca escaparse en forma de pequeñísimas perlas, por eso es importante la altura del vaso para retenerlo durante más tiempo en la cerveza. Como seguramente ya lo está imaginando, este detalle la mantiene más punzante y fresca ¿No suena ideal para disfrutar en una noche de verano o en una tarde de playa y sol? Y es que no podemos olvidar que las cervezas de trigo Weissbier son propias de la temporada estival.

Otro componente importante de un buen servicio es el previo enjuagado de los vasos con agua fría -es de esta manera como se obtiene un mejor control sobre la espuma- y la temperatura, que debe oscilar entre los 7 a 10 °C. Así se consume en los encantadores Biergärten (jardines de la cerveza), lugares tipo terraza que son típicos de Baviera y donde se sirve cerveza como bebida principal, a la sombra de castaños.

Invitados con sus propias virtudes

Hay razones que fundamentan la costumbre de agregar frutas a la Weißbier, siendo una de las pocas cervezas de trigo a las que, por ejemplo, agregarle una rodaja de limón, está bien visto. Hay quienes consideran que esto se hace para intensificar el sabor de la cerveza, así como otros que lo sienten como una invasión al sabor original y se molestan, también porque deteriora la corona de espuma.

Lo cierto es que la costumbre de agregar una rodaja de limón se atribuye a la necesidad de neutralizar las partículas que se encontraban suspendidas en la cerveza cuando no era posible filtrar la levadura.

También se acostumbra en algunas regiones a servirla con limonada o con gaseosas, a modo de suavizante del amargor y como complemento refrescante que permite consumir más cantidad sin sobrepasarse con el alcohol.

En definitiva, la cerveza de trigo Weissbier es siempre rica, bien recibida, es parte tradicional de los encuentros y tiene ganado su lugar en todas las generaciones de consumidores, una tentación que siempre deja un excelente sabor final.

Be the first to comment on "Cerveza de trigo Weissbier"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*