Cómo hacer cerveza artesanal

Toda gran obra de arte requiere tiempo, y como tal, la cerveza artesana demanda constancia y paciencia para su elaboración. La inquietud que nos surgió en esta ocasión fue la de cómo hacer cerveza artesanal, y aquí nos disponemos a contarles qué es lo necesario para crear la propia cerveza artesanal, ya sea en casa, ya sea en un taller, ya sea para un propio negocio de cervezas artesanales.

  1. La puesta en marcha

Lo primero y más importante son los materiales. Sin cada uno de estos, no hay cerveza. Así de simple.

Los ingredientes:

  1. a) Extracto de malta. Vienen en distintas clases, normalmente en recipientes plásticos. Podemos encontrarlos en ámbar, claros, oscuros, etcétera. Un litro basta para la primera elaboración, con el objetivo de hallar las dosis preferibles al gusto de cada paladar. Se puede conseguir en algunos supermercados o tiendas especiales, o se pueden encargar por internet. Amazon es una buena opción.
  2. b) Levadura de cerveza. Una cucharadita de levadura de cerveza es suficiente (precaución: la levadura de pan no sirve). Se encuentra en algunos mercados o farmacias, pero principalmente en herboristerías o tiendas de semillas.
  3. c) Azúcar. 5 tazas de azúcar. Esta resalta el sabor de la cerveza. Algunos elaboradores de cerveza sugieren no usar azúcar en absoluto, y en cambio agregar el doble de extracto de malta (de dos a dos litros y medio).

* Si se desea un proceso aún más artesanal, preparar la cebada malteada uno mismo es una buena alternativa, en lugar de utilizar el extracto de malta (que para la elaboración de la cerveza cumplen el mismo fin). En la web existen diversas páginas que explican este proceso minuciosamente.

Los materiales:

  1. a) Un recipiente (cubeta plástica o bien un bote de basura) de 35 litros.
  2. b) Dos metros de manguera de vinil (para utilizar como sifón).
  3. c) Botellas plásticas o de vidrio para guardar la cerveza, grandes o pequeñas.
  4. d) Un hidrómetro.
  5. e) Una olla grande.

* Todos estos materiales son fáciles de conseguir en cualquier ferretería o en grandes supermercados. También se pueden comprar kits completos por internet con todas las herramientas necesarias para hacer tu propia cerveza artesanal.

 

  1. Limpiado del equipamiento

Es fundamental dejar impecablemente desinfectadas cada una de las herramientas a utilizar. El uso de agua con jabón debiera bastar para estos propósitos.

 

  1. Elaboración de la cerveza artesana
  2. a) Primero, verter 10 litros de agua al interior del bote de 35 litros y tapar. Esto nos será útil más tarde. Si se usa agua de la llave, se debe hervir antes para evitar cualquier contaminación en nuestra cerveza artesanal, y luego dejar enfriar durante una media hora.
  3. b) En la olla más grande que tengamos, hervir 7 litros de agua.
  4. c) Agregar el extracto de malta. Revolver por 20 minutos y dejar cocinando sin tapa. Aunque se debe mantener cocinando a una alta temperatura, no existe un rango único para cocinar. Por ejemplo, si deseamos una cerveza stout o de más cuerpo, se recomienda mantener a una mayor temperatura. Para una textura regular, mantenerla a unos 70 grados es lo más recomendable.
  5. d) Si se da el caso en que usaremos el azúcar, agregarla tras el paso c) y revolver hasta la disolución.
  6. e) Agregar todo el contenido de la olla al interior de nuestro enorme bote de plástico. Es fundamental hacerlo con sumo cuidado, lentamente.
  7. f) Por último, añadir la levadura y revolver con paciencia, hasta formar una pasta homogénea. Debemos cubrir con una tapa nuestro recipiente de plástico (¡cuidado!: la levadura convierte los azúcares liberados en el primer proceso en alcohol y gas, por lo que se debe utilizar una tapa con un pequeño agujero o bien dejar el bote ligeramente destapado, para evitar posibles explosiones. La idea es que así pueda salir el aire, pero no entrar).
  8. g) Esperar, sin más. Si la temperatura de la habitación oscila entre los 20 y 24 grados Celsius, dentro de 8 días nuestra soñada cerveza artesanal debiera estar lista. Para que el líquido fermente en paz, es mejor no abrir la tapa del bote plástico innecesariamente durante este período. Para comprobar si la cerveza está lista o no, introducir el hidrómetro (antes se debe sacudir con cuidado para remover las burbujas que probablemente estén sobre la superficie, así así evitar errores). Lo que hace el hidrómetro es medir la densidad relativa de un líquido, en comparación con la del agua (que es de 1, por convención). Para cervezas más ligeras de cuerpo, un valor entre 1,011 y 1,014 es el indicado. Para cervezas más pesadas, 1,008 estaría bien.

 

  1. Embotellamiento

Con la manguera de vinil que queremos utilizar como sifón, trasladar el contenido del enorme bote plástico a nuestras botellas de uso personal, grandes o pequeñas, de vidrio o de plástico, según lo prefiramos. Se puede regular la cantidad de cerveza que circula por la manguera con una abrazadera. Si no contamos con una, apretar la manguera con las manos bastará. Se hace de este modo para evitar que la cerveza artesana embotellada contenga residuos que quedan en la base del bote plástico. Bajo esta misma lógica, se debe evitar a toda costa sacudir o agitar el recipiente de 35 litros con el contenido en su interior.

 

Existen diversos métodos en que se puede elaborar cerveza artesana, y este es sin duda uno de los más sencillos. Invitamos a nuestros lectores a probar con esta fórmula para una primera experiencia en la creación de cervezas artesanales, y que en sus próximos intentos vayan variando la temperatura mientras se cocina la pasta, que agreguen un poco más o un poco menos de los ingredientes que más les apetezcan, y que finalmente añadan distintos elementos mientras se cocina el extracto de malta (o la cebada malteada) para darle nuevos y exóticos sabores a su creación. ¡Sorpréndase, y sorprendan a su público!

Be the first to comment on "Cómo hacer cerveza artesanal"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*