Receta de cerveza casera

La cerveza casera es una bebida exquisita, y para su elaboración solo son necesarios cuatro ingredientes esenciales: cebada malteada, lúpulo, levadura y agua.

El proceso de elaboración de cerveza en casa puede ser tan complejo o simple como cada persona prefiera. De hecho, así como existen kits en venta que simplifican la elaboración de esta deliciosa bebida, hay quienes practican el arte de preparar cerveza partiendo desde cero.

La elaboración de la cerveza no es una ciencia exacta, ya que las variedades son casi infinitas; por lo que se permite cometer “errores” para experimentar, combinar distintos tipos de malta y lúpulos, jugar con los tiempos, las temperaturas, entre otros factores.

¿Qué se necesita para elaborar cerveza casera?

La cerveza casera puede ser elaborada solo con diez artículos, algunos utilizados casi a diario en la cocina y otros menos usuales en el hogar, pero que pueden encontrarse en tiendas especializadas. Estos utensilios son:

  1. Un hervidor de agua, que puede ser de cobre, acero inoxidable o porcelana; aunque si se utiliza éste último debes asegurarte que esté libre de astillas o cortadas, ya que puede dar a la cerveza un sabor desagradable.
  2. Un colador.
  3. Un cucharón para remover, preferiblemente de acero inoxidable.
  4. Un termómetro.
  5. Un hidrómetro o densímetro. Este instrumento mide la densidad de un líquido en comparación con la del agua. Es utilizado por los cerveceros principalmente para saber la cantidad de azúcar y alcohol que hay en la cerveza, ya que el azúcar es más pesado que el agua y el alcohol más ligero.
  6. Dos contenedores para la fermentación, que pueden ser de plástico o vidrio y deben tener una tapa de cierre hermético. Un contendor será utilizado para la fermentación primaria y otro para la secundaria, que puede ser más pequeño.
  7. Válvulas de fermentación. Uno para cada fermentador.
  8. Una manguera de sifón, es decir, un tubo de plástico transparente que se utiliza para transferir la cerveza de un recipiente a otro.
  9. Botellas de vidrio, que pueden ser de color verde o marrón. Las primeras son más fáciles de rellenar, ya que permiten ver el nivel del líquido más fácilmente, mientras que las segundas protegen mejor a la cerveza de la luz. En cualquier caso, no utilizar botellas de vidrio transparente o botellas que no estén diseñadas para soportar una bebida carbonatada.
  10. Tapas.

Ingredientes para elaborar cerveza casera

Tal como hemos explicado al principio, la cerveza no puede ser elaborada sin cuatro ingredientes esenciales: cebada malteada, lúpulo, levadura y agua.

Los dos primeros son el yin y el yang de la cerveza de cebada malteada (más comúnmente conocida como la malta), ya que estos ingredientes añaden cuerpo y sabor; mientras que el lúpulo proporciona el característico amargor y aroma.

La mezcla de todos los ingredientes -que varían según las proporciones, los tiempos de cocción o las variedades utilizadas- hace que cada cerveza sea diferente.

  1. La cebada malteada: Existen diferentes marcas y variedades de cebada malteada en el mercado, como por ejemplo en jarabe (extracto de malta) o en polvo (malta seca).
  2. El lúpulo: Además de añadir el característico amargor y aroma a la cerveza, el lúpulo actúa como conservante, ya que los ácidos que se liberan durante la cocción ayudan a matar los hongos.

El lúpulo se suele añadir a la cerveza en diferentes etapas, dependiendo de si se quieren dar toques amargos o aromáticos.

  1. La levadura: Es el combustible de la fermentación.
  2. Agua: Dado que el agua es el principal ingrediente de la cerveza (hasta 95%), su calidad tiene un efecto directo en la calidad de la cerveza.

Preparación

El proceso de transformación de la materia prima en cerveza comienza con un paso fundamental, que es limpiar y desinfectar todos los equipos y utensilios a utilizar.

Se debe evitar utilizar jabón o detergente para lavar los utensilios, ya que ambos son prácticamente imposibles de enjuagar completamente. Soluciones de agua con cloro o metabisulfito de sodio son las más utilizadas para desinfectarlos.

Una vez limpios todos los utensilios, lo único que queda por hacer es ponerse manos a la obra y seguir los cinco pasos básicos para la fabricación de cerveza casera:

Paso 1: Mezclar la cebada con agua caliente, formando una papilla que debe mantenerse en el fuego por dos horas, a 65°C. Una vez evaporada el agua, queda el mosto, que es un líquido denso y dulce.

Paso 2: El mosto se hierve durante una hora. Mientras tanto, se le agrega, por partes, el lúpulo. De este proceso también resulta la esterilización del extracto, que evita que el líquido se llene de bacterias; Finalmente, para eliminar los residuos, se debe remover con fuerza.

Paso 3: Cuando el mosto se ha enfriado hasta alcanzar la temperatura ambiente, se debe agregar la levadura y trasvasar el contenido al primer fermentador.

En la fermentación primaria, que puede variar entre una y dos semanas en un lugar fresco y oscuro, los azucares se convierten en alcohol y gas. La válvula de aire se utiliza para mantener el fermentador sellado durante este proceso y evitar infecciones de bacterias.

Paso 4: Cuando la cerveza se encuentra totalmente fermentada, se pasa a otro recipiente para que repose durante una semana más y esté lista para el  embotellado.

Paso 5: La última etapa es la del envejecimiento, para el cual la cerveza debe dejarse reposar entre dos y seis semanas. Este proceso se realiza para que la levadura fermente el resto de azucares añadidos y cree dióxido de carbono, que le dará un efecto burbujeante a la cerveza.

¡Ahora solo queda refrigerar las cervezas y disfrutar, porque no hay nada mejor que saborear una cerveza preparada por ti mismo!

Imagen original: http://goo.gl/xiEnHi

Be the first to comment on "Receta de cerveza casera"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*