La mejor cerveza belga del mundo

Si queremos hablar de producción de cerveza, Bélgica lleva las de ganar en el tema: en este país encontramos no solo cantidad y variedad, sino también una exquisita calidad. Si alguien se propusiera probar aquí una cerveza diferente cada día, pues… tardaría por lo menos dos años en lograr su cometido. Pero ¿cuál es la mejor cerveza belga?

La mejor cerveza belga del mundo no parece ser una incógnita porque fue premiada más de una vez, pero sí la rodea un cierto halo místico, el desafío de conseguirla y el transitar un camino dificultoso hasta poder decir: “ahhh, estoy probando la mejor cerveza del mundo”

Podemos afirmar que la mejor cerveza belga del mundo no es la más consumida sino la más deseada: la original Westvleteren XII.

Cuando la voluntad le hace caso al deseo

La vida de los monjes trapenses está signada por el compromiso de hacer una vida sencilla y sustentada por su propio trabajo. En Bélgica hay muchas abadías pero hay una que ha despertado la curiosidad de muchos: la de **San Sixtus de Westvleteren**, uno de los hábitats de la Orden de la Trapa (es una orden monástica católica), cuyos integrantes son conocidos popularmente como “trapenses” y siguen las estrictas reglas que marcó San Benito. Y ¿quién hubiera podido predecirlo?… La vocación de estos monjes se ha visto desafiada ni más ni menos que ¡por la producción de su propia cerveza!

Haber sido incluida entre los mejores productores de cerveza del mundo en 2002, luego declarada como la mejor su morena Westvleteren XII en 2005 y 2014, sirvió para signar el destino de la Abadía de San Sixtus de Westvleteren con una marcada y creciente popularidad. Una popularidad no deseada que han sabido conducir de modo impecable, caminando sobre el filo de la navaja que implica mantener sus preceptos y satisfacer las ansias de tanta gente de probar sus exquisitas producciones artesanales.

Probar la mejor cerveza belga del mundo parece ser un placer reservado para pocos, una invitación a ejercitar la perseverancia, la tozudez y un cierto espíritu aventurero. El escarpado camino para ir a la abadía se puede hacer en coche en un recorrido menor a dos horas y así llegar a Westvleteren , un pueblito muy pequeño ubicado al norte del campo belga, cerca de Francia, conformado tan solo por una calle, un monasterio y un par de casas. En medio de una fronda increíblemente verde viven menos de una treintena de religiosos y unos pocos campesinos flamencos… sin embargo, nunca está vacío porque quienes no van en coche llegan en transporte público, tomando una serie de buses diferentes durante nueve horas ¡pero llegan!

Cómo obtener la mejor cerveza belga del mundo

Nada sencilla la tarea de conseguir una Westvleteren XII, aunque sí muy clara. Su producción es limitada, menos de 5.000 Hl al año. En el proceso de elaboración, de solo 72 días al año, trabajan solo cuatro monjes y se suman hasta once al momento de embotellarla. Así de organizados. En una sola ocasión se amplió la producción y fue con el fin de construir el nuevo edificio de la abadía, luego volvieron a su estándar y cumpliendo su estricta premisa de ganar el sustento necesario para vivir, nada más.

Para comprar la mejor cerveza belga –y estamos hablando de un máximo de dos cajas de madera con 24 botellas sin etiqueta- hay dos formas: siguiendo el riguroso proceso de solicitud que comienza haciendo una llamada al número de teléfono belga +32 70210045. Este número no está activo siempre, solo una pocas horas cada semana. ¿Se puede creer que hay gente que ha llamado más de mil veces hasta ser atendida? Pues así es. Pasados unos sesenta días se puede ir a retirar. Solo quienes cumplen este requisito pueden comprarla. Pero, si no se ha tomado el recaudo de hacerlo, está la opción de probar una copa en In de Vrede, el café contiguo a la abadía.

Ver una copa de la mejor cerveza belga del mundo ante tus ojos cumple con esa anticipada sensación de éxtasis que se genera en el camino de conseguirla. Allí, en ese hermoso paraje místico, la Westvleteren XII se muestra oscura y tentadora, sabe fuerte y se pueden adivinar pasas y roble en su composición compleja y deliciosa, con casi un 11% de alcohol. Todo un placer reservado para quienes se propusieron cumplir su deseo.

Y si hay algo que agradecer…

Bélgica honra la producción de cervezas artesanales y tiene varias destacadas en su haber, como la declarada “mejor cerveza del mundo 2015” la lambic Fonteinen Hommage, elaborada en la localidad de Beersel, o la deliciosa ale Tongerlo Blonde de 6º, premiada en 2014.
Si la decisión o la oportunidad de probar una buena cerveza belga están tomadas, solo nos queda preparar nuestros sentidos para que la experiencia sea tan intensa como inolvidable.

Be the first to comment on "La mejor cerveza belga del mundo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*